Haiti quiere volver a ser un destino privilegiado

Haiti quiere volver a ser un destino privilegiado

En la década de 1950, Haiti era el sitio que frecuentaban celebridades como Truman Capote, Noel Coward y Ava Gardner. Bill Clinton y su esposa Hillary vivieron allí su luna de miel en la década de 1970. Al menos por unos años, Haití fue un destino caribeño privilegiado y ahora quiere volver a serlo, a pesar del trágico terremoto de 2010.

Datos del Ministerio de Turismo de Haití indican que un millón de personas por año visitan el país, muchos de ellos en cruceros. Se sabe que varias cadenas hoteleras están construyendo nuevos establecimientos y las compañías navieras tienen planes para hacer puertos y complejos turísticos propios -como en el norte, en Isla de la Tortuga- o mejorar los que ya existen, como en Coco Plage, cerca de Labadie, en el sur.

port-au-prince-91757_960_720

Port au Prince, la capital.

La fortaleza militar de la Citadelle, construida en 1820 por orden del líder negro Henri Christophe sobre una montaña, y las ruinas del palacio Sans Souci -una versión tropical de Versailles- inspiraron al escritor cubano Alejo Carpentier su famosa novela “El reino de este mundo”. Por decisión de la Unesco, el lugar es desde 1982 patrimonio de la humanidad. Está en un parque nacional, cita ineludible para los turistas que llegan a Cap Haitien, la segunda ciudad del país, en el norte. Aún más al noroeste, en Mole-Saint-Nicolas, que fue uno de los sitios donde desembarcó Colón en 1492 y donde en 1798 se rindieron tropas inglesas ante el líder negro Toussaint Louverture, se conserva una línea de fortalezas militares ubicadas entre playas caribeñas de postal. Allí se construyen ahora varios hoteles.

beach-688243_960_720

Playas de postal

La elegante Petionville, ubicada en las alturas montañosas que rodean a Port-au-Prince, abunda en restaurantes, hoteles de alta gama y buenas galerías de arte. Pero los conocedores saben que las mejores vistas están en la ruidosa capital. Sí, en Port-au-Prince, “la Ville”, no faltan embotellamientos de tránsito y sí, la miseria convive con la belleza. No se puede obviar un paseo capitalino por el Champ de Mars, donde estaba el Palacio Nacional derrumbado en 2010. Hoy es el espacio abierto más grande de la ciudad, allí está el Museo de Arte Haitiano: el país es célebre también por la pintura “naif”. Por allí, entre estatuas dedicadas a los fundadores del país, está el Museo del Panteón Nacional, que cuenta la historia del país y donde puede verse de todo, desde las cartas de los líderes negros de 1804 hasta el bastón de Papa Doc Duvalier y el ancla de la “Santa María”, una de las carabelas de Colón.

Hoy como ayer, en Port-au-Prince los turistas van a ver el “Marché en Fer”, una imponente estructura de hierro y estilo morisco. El mercado original era de 1891 y el terremoto de 2010 lo destruyó, pero fue reconstruido. En una de sus enormes salas, abundan las frutas y carnes. En otra, se venden óleos de pintores “naif” haitianos y artesanías en hierro y madera de caoba. También se consiguen elementos para el culto vudú, desde banderas e imágenes hasta botellas de perfume.

81174a808ad9d03c9bf5abcad443014e

Arte haitiano

Qué visitar

Recorrer el barrio histórico de Port-au-Prince, el mercado Marché en Fer, la avenida Grand Rue y sus artistas, las playas de Cote des Arcadins. Al norte del país, cerca de Cap Haitien, ver la fortaleza militar de la Citadelle y el palacio Sans Souci. En el sur, la ciudad de Jacmel es famosa por su carnaval, su patrimonio arquitectónico y sus artesanías. También al sur están las playas más concurridas, son las de Port Salut, cerca de la ciudad de Les Cayes.

Fuente: clarin.com

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Destinos

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.