¿Cuál es el ritual para recibir al Espíritu de la Navidad?

¿Cuál es el ritual para recibir al Espíritu de la Navidad?

 

Con este bello ritual nos preparamos para recibir las bendiciones que en todos los planos merecemos como hijos perfectos de Dios. Se trata de limpiar profundamente nuestro cuerpo y mente de todo aquello que ya no necesitamos, porque ya aprendimos de ello y así abrir espacios para alojar la bienaventuranza, la dicha y la paz.

El ritual se efectúa el 21 de diciembre, y se inicia con una limpieza profunda de los espacios físicos. La casa es el reflejo del estado mental de la persona, así que pulcritud y orden en un espacio, son sinónimos de una mente en paz y organizada. Se recomienda abrir las ventanas para permitir que las energías circulen. De percibirse energías discordantes, puede ser conveniente quemar una pastilla de alcanfor. Posteriormente, se enciende una varilla de incienso en cada habitación y se deja que se consuma. Puede también untarse o rociarse aceite de mandarina en los marcos de ventanas y en las manijas de las puertas.

Cuando los miembros de la familia se bañen ese día, pueden completar su baño con sales de baño con esencias de mandarina, o rociar aceite de mandarina sobre su piel.

Puede celebrarse el recibimiento del Espíritu de la Navidad con una cena ligera o con una merienda de postres, frutas de temporada y dulces. Este ritual está profundamente enlazado con las celebraciones ancestrales que en tales fechas se efectuaban, por lo cual nos conecta de manera natural con nuestros orígenes.

Se recomienda elaborar un centro de mesa con 5 velas, en representación de los dones y bendiciones que merecemos: una roja al Sur (representando el amor de familia, pareja o a sí mismo), una vela verde al Norte (representando la salud), una vela amarilla al Este (representando los dones de la tierra y la prosperidad), una vela azul al Oeste (representando los dones del espíritu: la confianza, la fe, la misericordia, la esperanza) y en el centro se coloca una vela blanca que representa la conexión de cada uno con el espíritu, con aquel ser que nos trasciende de acuerdo con la fe o religión de los participantes en el ritual.

Lo importante de este ritual es la conexión espiritual y el trabajo energético entre los participantes y los elementos que lo conforman. El inicio del ritual lo marca el oficiante con una breve oración de agradecimiento al Espíritu de la Navidad por las bendiciones recibidas durante todo el año. Un modelo de oración, puede ser el siguiente:

Amadísimo Espíritu de la Navidad,

Sè nuevamente bienvenido en esta casa.

Que tus dones de Fe, Caridad, Esperanza y Agradecimiento

Residan por siempre en nuestros corazones.

Gracias por todos los dones y bendiciones que nos has entregado durante el año.

Te agradecemos lo que ya nos has concedido para el próximo,

por obra y gracia del amado Padre y madre, creador de todo lo que es.

Que así sea, que así sea, que así sea; siempre es.

Amén

Luego cada participante elabora su lista de deseos: personales, familiares y universales. Pueden hacerlo libremente, sin número definido o escribir 7 de cada tipo. Los deseos deben redactarse en tiempo presente y como que ya han sido concedidos. Deben sentirse y si es posible, visualizarse.

Posteriormente, con la vela blanca se van encendiendo las demás velas, en dirección de las agujas del reloj, y el oficiante agradece los dones “que ya han sido recibidos” en cuanto al significado o representación de cada vela. Al final, se queman las listas con los deseos, enviándolos al etérico, lo cual simboliza el desapego, la fe y la confianza en la plenitud universal.

El ritual finaliza con una linda oración, donde el más pequeño de la familia agradece “los deseos recibidos”, pero sobre todo el contar con una familia (o amistades) unidas, felices y sanas.

Un modelo de oración, puede ser el siguiente:

Amadísimo Espíritu de la Navidad,

Gracias por todos los dones y bendiciones que nos has entregado durante el año,

Gracias por cada amanecer y cada despertar,

por cada sueño en la noche y cada alimento en el día

por el aliento de vida, por la salud y el bienestar,

por la prosperidad amorosa que pones en nuestras manos,

por la lluvia, por la brisa, por cada sonrisa y cada beso.

Sobre todo por la gracia

que hace que esta familia (o grupo de amigos) permanezca unida.

Que así sea, que así sea, que así sea; siempre es.

Amén

 

¡Felices fiestas!

Luz, paz y amor para ti,

LIDIA NESTER

PARA TERAPIAS EN CUALQUIER PARTE DEL MUNDO, CONTÁCTAME POR:

Lidianester25@gmail.com

http://www.lidianester.com/

https://www.facebook.com/lidianesterint

Twitter e Instagram: @lidia_nester

 

Comentarios

comentarios

Autor

Lidia Nester

Especialista en Medicina Complementaria y Alternativa, Coach, Maestra y Terapeuta Holístico, ha dedicado su vida a la Medicina Complementaria y alternativa. Su trabajo se centra en la Medicina Energética, mediante la aplicación de diversas terapias. Es Master en Gestión Empresarial y en Medicina Complementaria y actualmente cursa el Doctorado en Estudios del Desarrollo. Sanadora Holística, motivadora, escritora, Coach, canalizadora y sanadora integral. Terapista con Flores de Bach, Terapia de Respuesta Espiritual, péndulo y radiestesia. Maestra/Dakini (Terapeuta) de Tantra y Sexualidad Sagrada. Es Maestra Reiki Usui, Tibetano, Kundalini y Celta. Grand Máster en Reiki Cuántico. Experta en el desarrollo de aplicaciones médicas de la musicoterapia, cromoterapia, cristaloterapia y aromaterapia. Especialista en Bioenergética, Programación Neuro Lingüística y Análisis Transaccional. Profesora de Meditación. Fundadora y Directora de ArteSalud Int., su objetivo existencial es contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas a través de tecnologías ancestrales. Actualmente dirige el Diplomado en Formación de Terapeutas Holísticos, el cual ha sido creado con el fin de profesionalizar la praxis de la medicina energética y sus técnicas primordiales.