Cuando la distancia es dañina, la cultura sana las heridas

Cuando la distancia es dañina, la cultura sana las heridas

Al decidir salir de la cultura natal, ya sea emigrar a otro país o dar un paso hacia una cultura diferente a la de uno, alejándose sin poder regresar por mucho tiempo, entramos en una situación vulnerable. Exponerse a otras culturas cambia nuestra forma de ver el mundo pero a la vez crea un vacío dañino en nosotros difícil de superar si no somos fuertes.  La base de esa fuerza para poder continuar es nuestra cultura misma.

Lejos de nuestra tierra, familia y amigos, lo más valioso que tenemos en nuestras manos es aportar nuestros valores en ese nuevo entorno en el que tenemos que defendernos y salir hacia adelante. Para usar nuestra cultura como una fuerza catalizadora de nuestra prosperidad y la de la comunidad tenemos que valorar las buenas costumbres y la herencia que nos ha hecho seres dignos hasta el momento.

Es importante seguir comunicándonos con nuestros seres queridos, aunque sea por teléfono solamente y hacer nuevas amistades sanas en la comunidad a la que vinimos a aportar lo mejor de nosotros mismos. La felicidad y el progreso no se miden con el dinero, se miden a través de la prosperidad en la salud física y mental y en lo que podamos hacer por otras personas para que vivan mejor. La cultura de donde venimos puede llenar cualquier vacío, curar cualquier herida y hacernos más humanitarios, porque con ella sabemos que nunca, no importa cuán lejos estemos de casa, nunca estamos solos.

#CulturePhilanthropy

www.motoreconomico.com

 

When Distance Is Harmful, Our Culture Heals Our Wounds

When we decide to leave our native culture, whether to emigrate to another country or to take a step towards a culture different from ours, moving away without being able to return for a long time, we enter into a vulnerable situation. Exposure to other cultures changes the way we see the world but, at the same time, it creates a harmful void in us, difficult to overcome if we are not strong. The foundation of the strength we need to overcome the loss is in our culture itself.
Far away from our motherland, family, and friends, the most valuable thing we have to contribute to that new environment in which we have to prosper, is our culture. To use our culture as a catalyst for our advancement and that of the community, we have to value the good traditions and heritage that has made us honorable people throughout our lives.

It is important to continue to communicate with our loved ones, even if only by phone, and to make healthy friendships in that new community to which we came to contribute the best of ourselves. Happiness and progress are not measured by money, they are measured by our prosperity in physical and mental health and by what we can do to help others live better lives.  Our culture can fill any void, heal any wound, and make us more humanitarian. With our culture,  we know that never, no matter how far we are from home, we are never alone.  #CulturePhilanthropy

@workcommunity

LinkedIn:  https://www.linkedin.com/in/veronicavherrera

#CulturePhilanthropy

www.culturephilanthropy.org

 

Comentarios

comentarios

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico; el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades.   Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.