Inventando colores

Inventando colores

 

Que la morada del ser humano no sea la hostilidad, el dolor insuperable, la indiferencia; sí un testimonio de la belleza en la que ocurra la vida y la muerte en un voluptuoso despliegue de armonía. El misterio de la vida no se puede vestir de negro, tal vez sí el de la muerte, hay que darle sentido a lo más profundamente humano.

 

 

Inventando colores

 

en un tranquilo rincón del jardín

el sol ilumina el pasto naciente

y los pájaros abandonan las ramas de los árboles

 

una voz en tu interior

dice

 

inventa nuevos colores en tu universo

 

para teñir almas con los sabores,

aromas, el tacto de la bondad y las caricias

 

metaboliza con los anhelos del Jardín del Edén

succiona los frutos del amor

 

viaja en horas por encima del dolor

interrumpe el desaliento

 

abre el ojal de la oscuridad

sin fragilidad tu jardín iluminará el fondo inhumano

haz un contrapunteo a las sombras

 

que hable el aire, la tierra, el fuego

toca la matriz muda del infinito

 

si los telescopios que indagan las galaxias

inventan belleza, tú también puedes,

así sea casi

 

la voz pronunció el undécimo mandamiento

Comentarios

comentarios

Autor

Eduardo Escalante

Chileno. Licenciado en Lingüística y Literatura, Universidad de Chile. Magister en Ciencias Sociales, Universidad de Gales, Gran Bretaña. Es escritor e investigador (Universidad Juan Agustín Maza y en la Fundación Universitas, Mendoza, Argentina). Ha publicado diversos artículos científicos en revistas con referato en Chile, Argentina, Perú, Colombia, México, Nicaragua, España, también varios libros sobre investigación y estadística en Chile y Argentina. Ha sido incorporado a los sitios Arte Poética, Proyecto patrimonio cultural, escritores y poetas en español, Letras de Chile que han publicado varios de sus poemas. Ha escrito cientos de poemas inéditos. Revistas de Argentina, Dinamarca, España han publicado algunos de sus poemas. Publicó en Amazon: “Caminando la existencia con la voz”.