La humildad como raíz de los valores culturales

La humildad como raíz de los valores culturales

Si analizamos detalladamente las raíces del Comportamiento Cultural (CC) podemos darnos cuenta que la humildad es eje central de este tan importante modo de utilizar las tradiciones como catalizador en el desarrollo económico y la innovación social.

 

La Filantropía de Cultura se apoya en lo que la herencia cultural puede aportar a nuestros trabajos y forma de resolver problemas como aporte para que las comunidades progresen. En una sociedad tan convulsionada como la que vivimos, y tan polarizada por la manipulación de información, es bueno que nos apoyemos en el obrar con humildad para reforzar relaciones con las personas con las que convivimos y negociamos.

La humildad se trata de dejar el ego a un lado, saber perdonar y siempre pensar en la humanidad primero. Ser humilde es ser maduro y saber disfrutar la paz interna que todos merecemos. Cuando falta humildad las personas tienden a retarse las unas a las otras y eso conlleva a la infelicidad y la incomodidad. Sin humildad no se puede ser plenamente feliz porque muchas energías se desgastan en competir contra contrincantes que en realidad no son competencia. La falta de humildad se transforma en pobreza mental.

Para progresar hay que sentirse seguro de uno mismo. La confianza en nuestras habilidades y en que el tiempo es nuestro mejor aliado en ayudarnos a alcanzar nuestras metas es la mejor inversión que podemos hacer para fomentar nuestro desarrollo profesional, social y financiero. Tratemos a todos con bondad y sin aplastarnos los unos a los otros. Un ser seguro de sí mismo refleja humildad y felicidad porque no teme fracasar. El trabajo y el entrenamiento siempre nos proveerán con la experiencia necesaria para destacarnos por nuestras verdaderas habilidades.

#CulturePhilanthropy  www.motoreconomico.com

 

A Humble Heart Is at the Center of Our Cultural Values

When we take a close look at the aspects of Cultural Behavior (CB) we realize that acting with a humble heart is the central axis of using our traditions as catalyst in economic development and social innovation. Culture Philanthropy is rooted on the idea what cultural heritage can contribute to our work and how we solve problems and that it is a way for communities to progress. In a society as convoluted as ours, so polarized by the manipulation of information, it is a positive thing for us to find value in humble behavior to strengthen relationships with those with whom we live and do business.

A humble behavior is all about leaving our ego aside, knowing how to truly forgive, and always thinking about the good for humanity first. To be humble is to be mature and enjoy the inner peace that we all deserve. When there is a lack of humbleness, people tend to challenge each other and that leads to unhappiness and discomfort. Egocentric behavior does not allow for full happiness, because all energies are wasted in competing against each other, when in reality there is not really a need to compete because we are all unique. Lack of humble behavior translate into into mental misery.

To enjoy economic progress you have to feel confident in yourself. Confidence in our skills and how time is our best ally leading us to achieving our goals, is the best investment we can make to promote our professional, social, and financial development. Let’s treat everyone with kindness and not hurt each other. Self-confident people reflect humbleness and happiness because they are not afraid to fail. Hard work and training will always provide us with the necessary experience to stand out for our true skills.

 

Comentarios

comentarios

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico, el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades. Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.