La prosperidad es una cuestión de comportamiento cultural

La prosperidad es una cuestión de comportamiento cultural

Para poder prosperar y construir un futuro económicamente seguro, debemos hacer avances en lo económico, avanzar en nuestros conocimientos y ser innovadores en la toma de decisiones.

Para que esto sea posible, el comportamiento más importante que debemos aplicar es la disciplina; esa manera de abordar el trabajo que nos fue enseñado por el ejemplo de aquellos que han tenido éxito en nuestra cultura. Nuestro comportamiento cultural (CB) es siempre una contribución a la comunidad cuando nos inspiran ejemplos de grandeza en nuestra herencia.

La disciplina de aquellos que han trabajado duro para preservar nuestras tradiciones es el legado cultural que necesitamos usar como inspiración. El trabajo al que se han dedicado, su pasión, su sacrificio, renunciar a su propia comodidad para que las generaciones futuras puedan disfrutar de nuestras tradiciones.

Su compromiso es una adición al patrimonio de la humanidad, excelentes razones para sentirnos orgullosos y motivados para disciplinarnos.

La prosperidad es entonces un resultado de nuestro comportamiento cultural (CB), una consecuencia basada en el deseo de seguir incluyendo nuestras tradiciones en todo lo que hacemos: en el trabajo, en nuestra vida.

Si usamos la cultura como un pilar de nuestra prosperidad, también inspiraremos a otros a contribuir y a convertirse en agentes que ejecutarán cambios positivos para la prosperidad de todos.

#CulturePhilanthropy

www.somosmotoreconomico.com

Comentarios

comentarios

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico, el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades. Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.