Lucha aérea: la sobreventa de boletos en United

Lucha aérea: la sobreventa de boletos en United

El pasado Domingo de Ramos dio inicio al calvario de relaciones públicas que la aerolínea norteamericana, United Airlines, tendrá que recorrer esta Semana Santa debido al violento enfrentamiento por parte de los oficiales de seguridad del aeropuerto de Chicago con uno de sus pasajeros.

Teniendo en cuenta lo ocurrido el fin de semana, parece ser que antes de volver a montarme en un avión en Estados Unidos, voy a tener que tomar clases de defensa personal y empacar un par de guantes de boxeo en el equipaje de mano.

Para quienes no están al tanto del incidente, éstos son los datos clave: United Airlines sobrevendió los asientos del avión que debía servir la ruta entre Chicago, Illinois y Louiville, Kentucky. Al percatarse del error, los representantes de la aerolínea ofrecieron un bono de $400 dólares a cuatro voluntarios que estuvieran dispuestos a tomar el siguiente vuelo. En vista de que ningún pasajero se ofreció, la aerolínea hizo uso del poder que le permite desembarcar personas al azar.

Sin embargo, uno de los pasajeros escogidos resultó un gallito de pelea. Si no han visto el video que está rotando viralmente, se los resumo: inicialmente muestra a tres oficiales hablando con un pasajero. Minutos después empiezan a forcejear con él, luego lo halan violentamente de su asiento y éste se tira al piso del pasillo.

Acto seguido, uno de los oficiales decide arrastrar al pasajero de los brazos–como si fuera una maleta–con la camisa levantada exhibiendo su abdomen, en medio de la indignación de los otros viajeros.

Pero lo peor de este caso, fueron los detalles que salieron a la luz pública ayer en la tarde. La razón por la cual United estaba desembarcando personas del vuelo, era para darle los asientos a unos representantes de la aerolínea.

Es decir, prefirieron “darle una muñequera” a un pasajero que estaba pagando, que negarle los puestos de cortesía a sus empleados.

Aunque el presidente de la aerolínea, Oscar Muñoz, inicialmente justificó el manejo del bochornoso altercado, finalmente tuvo que disculparse al ver la caída de las acciones de la compañía (equivalente a una pérdida de 1.4 billones de dólares) en el mercado de valores de ayer. Si bien es cierto que en la mañana de hoy las acciones de United lograron un punto de equilibrio, la batalla por recuperar su imagen apenas comienza.

La tormenta de críticas que este incidente ha generado en todo el mundo, acerca de la sobreventa de cupos y otros abusos a los consumidores por parte de las aereolíneas, ha llevado al Departamento de Transporte de EEUU a iniciar una rigurosa investigación.

Desde el ataque terrorista que destruyó las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, la industria de la aviación ha gozado de una vasta autoridad a nivel mundial, para mantener la seguridad tanto de los viajeros como de las personas en tierra.

El problema es que tanto poder ha convertido viajar en avión, por lo menos en Estados Unidos, en el sinónimo de penalidades injustas, precios variables–o en palabras coloquiales “precios según el marrano”–altas sobre tasas, filas de seguridad interminables, asientos incómodos y hasta pago por cada pieza de equipaje.

Aunque en Colombia las cosas son parecidas, por lo menos le dan a uno un pandebono o un pastelito de pollo de merienda.

Esta historia es lo más irónico que he leído en mucho tiempo. Antes del domingo, si me preguntaban si le tenía miedo a montar en avión, pensaba en el peligro de que el avión se cayera. Ahora, hay que sumarle el peligro de terminar con un ojo colombino en una riña abordo de la cabina.

Gracias por leer y compartir.

Comentarios

comentarios

Autor

Xiomara Spadafora

Periodista y escritora colombiana, egresada de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Durante sus años de universidad, realizó numerosas prácticas en varios medios de comunicación -escritos y de televisión- en búsqueda de su propio estilo literario. Sin embargo, el ambiente de farándula predominante en el periodismo de su país natal, la llevó a renunciar a su vocación al poco tiempo de graduarse. En 2004, Spadafora trabajó en la multinacional de petróleos Omimex de Colombia, y desarrolló el área de Comunicaciones Internas y Relaciones Públicas. En 2005, luego de hacerse residente en los Estados Unidos, decidió mudarse a este país en donde se casó y tuvo un hijo. En marzo de 2015 -diez años después de su propio exilio- el amor por la escritura revivió y comenzó a escribir una columna semanal en inglés llamada www.isjustanotherday.com. Gracias a la acogida de sus lectores de habla hispana, Spadafora decidió crear la página completamente en español: www.mividagringa.wordpress.com para facilitar su difusión en social media. Actualmente sus artículos son publicados en la revista digital www.lanota-latina.com