¿Por qué la cultura nos hace dignos?

¿Por qué la cultura nos hace dignos?

Dentro de las tantas incertidumbres que vivimos actualmente en el mundo, nos debemos enfocar en lo que la cultura representa para sostener nuestros ánimos y recordar lo valiosos que somos para la sociedad.

Dentro de los círculos de inmigrantes en los Estados Unidos, nos hemos acostumbrado a celebrar nuestra diversidad, agrupándonos en eventos culturales y festivales. Al llenar nuestros puestos con comidas y productos tradicionales, nos convertimos en el orgullo mismo que se siente por la cultura. Somos el producto de la felicidad cultural. Además, por las sonrisas que llenan nuestros rostros, demostramos a las personas de otras culturas que nuestra herencia nos levanta, nos llena de dignidad.

Para tener completo control de nuestras emociones cuando enfrentamos algún reto por no ser aceptados como lo esperamos dentro de la cultura general, nos podemos afianzar en nuestra cultura para sentir que, sin importar lo difícil que sea afrontar el mal rato, somos parte de unas fuertes tradiciones. La tierra de donde vinimos es nuestro ancla a la dignidad. Antes de emigrar éramos parte de la cultura dominante y no sentíamos la necesidad de ser aceptados culturalmente. Hoy en día somos aún más valiosos porque comprendemos más de una cultura.

Entonces, nuestra dignidad humana está ligada estrechamente a nuestra cultura. Por este motivo, debemos usar esos valores para contribuir al progreso de las comunidades donde ahora vivimos. Se trata de dignamente aportar y no decaer nunca: siempre fuertes en nuestros valores.

aviles-street-1617325_960_720Our culture reaffirms our dignity

Due to the many uncertainties we currently face in this convoluted world, we must focus on what our culture represents to keep ourselves in good spirit and remember that we are valuable to society. Within immigrant circles in the United States, we have developed the tradition to celebrate our diversity by gathering in cultural events and festivals. When we set up our stands filled with traditional foods and products, we become the very same pride we feel for culture. We become the product of cultural fulfillment. In addition, the smiles that fill our faces, show people from other cultures that our heritage is a source of strength and dignity.
In order to control our emotions when we face challenges related to not being accepted as we expect to be welcomed in the general culture, we can strengthen in our culture to feel that, no matter how difficult it is to be misunderstood, we are part of a strong set of traditions. The country we came from is our anchor to dignity. Before we emigrated we were part of the dominant culture and did not feel the need to be culturally accepted. We are even more valuable now because we are bicultural.
Therefore, our dignity is closely linked to our culture. For this reason, we must use those values to contribute to the progress of the communities where we now live. It is a matter of  contributing dignity and never giving up: always strong in our values.

#CulturePhilanthropy

www.somosmotoreconomico.com

@workcommunity

LinkedIn:  https://www.linkedin.com/in/veronicavherrera

 

Comentarios

comentarios

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico; el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades.   Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.