Venezuela: un día para la historia

Venezuela: un día para la historia

La debilidad que asoma en el régimen en cada discurso y amenaza, con cada hecho de vandalismo y agresión, no deja lugar a dudas, se aproxima el final.

El reconocimiento nacional e internacional obtenido por la consulta popular, es un mazazo a los nefastos intereses del régimen, que por todos los medios ha buscado desprestigiar la consulta.

Inclusive utilizando la estrategia de realizar el mismo día un simulacro de la Constituyente, con el único fin de presentar a sus ya desengañados seguidores y al mundo, la masiva convocatoria como propia.

Ahora el gobierno también tiene claro que la constituyente ilegal que promueven no será reconocida por la mayoría de países, que incluso hoy públicamente la condenan.

En una revolución retrógrada que utiliza recetas de hace cincuenta años, su mayor enemigo ha sido desconocer el poder y alcance de la tecnología y de la globalización.

El smartphone, la internet y las redes sociales han desarmado las estrategias utilizadas, desenmascarado las falsedades del tirano y su séquito, y puesto en conocimiento del mundo las atrocidades cometidas por miembros de los brazos armados del gobierno.

En un país donde en lugar de ampliar las libertades y protegerlas, se usa el poder para recortarlas y agredirlas, el resultado de violentar a los ciudadanos no puede ser otro diferente al de una rebelión popular.

Un gran logro que ha pasado desapercibido para la mayoría, ha sido que las protestas han devuelto la confianza, el amor propio y la autoestima a un pueblo que tras años de constantes ultrajes había perdido la ilusión y dejado de soñar.

Sin duda estamos ante un acontecimiento que marcará un antes y un después, nada volverá a ser igual, porque simple y llanamente el pueblo no lo va a permitir.

La historia gloriosa de los países se escribe de esta manera, con un pueblo unido caminando hacia el mismo lado, decidido a lograr lo que se propone.

La voluntad inquebrantable de aquellos que han sufrido los vejámenes de la tiranía, ha llevado la lucha a un puerto seguro, del cual sólo cosas buenas se pueden esperar.

Cuando un pueblo conoce su poder, no existe ninguna fuerza capaz de detenerlo, de seguirlo oprimiendo, de continuar abusando de él.

¿Todavía falta? Sí, pero no podemos desconocer que el hecho de organizar y llevar a cabo en el país y en el exterior un proceso de tal magnitud, es un éxito.

Ahora resta esperar el resultado de la consulta, el apoyo masivo, y la defensa que se haga de las decisiones que provengan de ella.

 

Twitter. @ealighieri

Facebook. Eduardo Alighieri

Instagram. Eduardo Alighieri

Comentarios

comentarios

Categorías: Actualidad

Autor

Eduardo Alighieri

Author + Speaker + Philanthropist ⏐ Es uno de los escritores más reflexivos e influyentes sobre el amor, la vida y la felicidad. Reconocimientos: Primer Lugar como influencer en Educación y Formación en España. (Fuente: www.topinfluencers.net), Top 50 Colombianos más influyentes del mundo en redes sociales según puntaje klout. (Fuente: www.hectorgil.com). Miembro de la Asociación Española de Mentoring y Consultoría. En la actualidad viaja con frecuencia por diferentes países del mundo, participando como speaker en eventos, encuentros y congresos de reconocido prestigio, escribe su próximo libro y artículos para diferentes medios de comunicación en Estados Unidos, España, Venezuela, Colombia, entre otros.

  • Gracias Eduardo por tus grandes aportes, fuente de inspiración para quiénes luchan hoy por libertad y democracia en Venezuela. Y gracias por motivarnos y recordarnos a los que vivimos en países con una real democracia, que tenemos que apoyar y ayudar a todos los que merecen y deben vivir en paz y tranquilidad. Gracias de nuevo por tus aportes, frases y la motivación que nos das siempre. Estoy segura de que ayudas a muchas personas ha hacer su día mejor y a cambiar su visión del mundo y de sus acciones. Cómo esperamos hoy que Venezuela de su primer GRAN paso a su merecida y abatida democracia. No dejes de escribir. Desde Costa Rica un abrazo!