Roberto Vander: el holandés errante

Roberto Vander: el holandés errante

“Cuéntamelo como novela” es un proyecto que tiene como fin reunir a los más reconocidos y queridos actores de las telenovelas de Latinoamérica a través de entrevistas que serán realizadas por el productor y actor peruano Carlos Ambro y publicadas en su blog: ambroproducciones.blogspot.es.

Ciertamente, los latinoamericanos tenemos un común denominador: nuestro gusto por las telenovelas. Y La Nota Latina se hace eco de esa predilección de millones de hispanos por las “historias de amor y desamor” que se viven y sufren a través de la pantalla chica. Por ello, compartimos la entrevista al reconocido actor Roberto Vander, con la que Carlos Ambro inicia el contenido de su espacio digital.

C.A. —Como conocedor y amante de las telenovelas, te considero un gran protagonista dentro de la historia de los melodramas en Latinoamérica, no solamente por haber integrado memorables clásicos, sino también por ser uno de los pocos en atreverse a participar en Telenovelas en Vivo. ¿Qué recuerdos se te vienen a la mente sobre esta increíble experiencia de tus inicios en el Uruguay?

R.V.−Se me viene a la mente ese día en canal 10 Saeta TV, donde fui invitado a cantar por primera vez y me tiraron la pista de audio en tres tonos más altos de lo que yo cantaba, me dio pánico escénico y salí corriendo del estudio. Afortunadamente, un director de novelas que vio mi cara de espanto en ese momento, me llamó y me ofreció incorporarme a las telenovelas que se hacían en directo. Mi primer personaje fue el negro Mateo en la historia SANGRE DE MULATA. Maquillarme de negro todos los días era un proceso de 3 horas antes de salir al aire en vivo de lunes a viernes a las 7 de la noche.

thumbnail-img038

—Como alma libre, uno desea explorar nuevos rumbos, y en el camino, uno se deja llevar por el destino a pesar de que éste tenga como fin una Cuna de Lobos. ¿Qué sientes al haber sido parte de este gran clásico de los melodramas, siendo tu primer trabajo en México?

−Fue muy importante para mi, ya que como bien dices fue mi primer trabajo de muchos para Televisa, donde poco a poco, novela tras novela, me di cuenta que había elegido el camino que siempre soñé.

—El arte no tiene fronteras y es por eso que eres muy reconocido y querido en muchos países de la región, pero existe un lugar en especial al sur del continente en el que eres considerado un Semidiós. Cuéntanos esta peculiar historia.

−Ese lugar que mencionas tan especial, es Chile, hermoso país donde ya radicamos hace 30 años, desde que me trajeron en 1987 para protagonizar la novela SEMIDIÓS, y además cantar el tema central COMO UN ÁGUILA, que a la fecha novela y tema, siguen en la mente de la gente.

robe—Como ciudadano del mundo tienes la fortuna de haber adquirido conocimientos sobre lenguas, costumbres e historia. ¿Has tenido la posibilidad de realizar algún personaje con todos los ingredientes mencionados?

−Tuve la suerte de grabar la telenovela histórica SENDA DE GLORIA, donde hacía del malvado James van Hallen, petrolero de la Shell, durante la época de la expropiación petrolera, y pude desarrollar mi personaje en varias escenas hablando en mi idioma natal: el holandés, y el inglés.

—Llevo en mi memoria esa tarde que compartimos en un centro comercial en  Santiago de Chile; en ese momento te empecé a entrevistar como jugando y recuerdo que mencionaste con emoción el nombre de Mauricio Valdivia. ¿Por qué es tan importante en tu carrera?

−Ese fue el personaje que me tocó hacer en la novela SALOMÉ, el loco Mauricio, que por amor se vuelve loco totalmente. Personaje que no sólo me dio la satisfacción de recibir un premio por mi trabajo sino que me divertí mucho haciéndolo.                                                         

—En la vida existen situaciones que nos dejan huellas en el alma, esto también sucede en los melodramas. Podrías compartirnos tres escenas de tu extraordinario trabajo que te hayan marcado dentro de tu carrera artística.

−Son tantas las escenas donde uno entrega lo mejor de sí para que el público lo aprecie, que no es fácil decidir cuáles, pero me viene a la mente cuando el loco Mauricio mete la mano del niño en la licuadora en un momento de la novela Salomé. Otro, el doble personaje que hacía en SEMIDIÓS, Hugo Lemus y Raúl Burgos, y tercero, el malvado psicópata Peralta, en mi más reciente trabajo en HASTA EL FIN DEL MUNDO.

—En los inicios de las telenovelas, mi querido Perú tuvo un auge sorprendente, realizando impecables producciones. Tuvimos el placer de contar con tu talento en algunos de nuestros melodramas. ¿Qué recuerdos tienes de ellos?

−Grandes recuerdos de haber grabado la novela MILAGROS para AMÉRICA TV, con el personaje del noble Benjamín, y haber compartido con grandes colegas peruanos y de diferentes nacionalidades, con los que a la fecha mantengo contacto de amistad.

2ypdaus

— En el transcurso de la vida vamos logrando muchos objetivos, uno de ellos es extender nuestro linaje, el cual procuramos siempre proteger. ¿Pero qué sucede cuando aparece en nuestro camino una descarada tan bella como un Rubí a desestabilizar nuestro hogar?

−Como ARTURO DE LA FUENTE, mi personaje en RUBÍ, tratar de proteger a su hija MARIBEL de todo lo que la pueda afectar o hacerle daño.

— Las situaciones mostradas en los melodramas parten de los hechos que vivimos en el día a día con una pequeña dosis de fantasía. Con todo lo que has experimentado, ¿crees que tu vida puede inspirar una telenovela? Si es así, ¿qué título tendría?

−Creo que el título podría ser EL HOLANDÉS ERRANTE, por las vivencias acumuladas de tantos países, en los cuales he trabajado y aprendido, sobre todo tantas cosas que te forman no sólo como actor, sino como ser humano.

Fuente: ambroproducciones.blogspot.es

Comentarios

comentarios

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.