Coral Castle: Un castillo magnético y enigmático en la Florida

Coral Castle: Un castillo magnético y enigmático en la Florida

Conocido como El Castillo de Coral, la obra de Edward Leedskalnin sobresale por su aire misterioso. La historia romántica que envuelve a las estructuras megalíticas queda atrás cuando se conoce que este hombre de sólo metro y medio lo construyó a mano, sin ayuda, supuestamente usando “técnicas de magnetism”.

Castillo coral 7Si conoce o ha estudiado sobre el monumento megalítico Stonehenge en Amesbury, Wiltshire en Inglaterra, quizás le cause intriga o asombro saber que en tiempos modernos un hombre de baja estatura y 45 kilos de peso pudo construir con sus propias manos algo similar, sin ayuda ni maquinaria pesada.

Conocido como Castillo de Coral esta estructura de piedra creada por el excéntrico estadounidense Edward Leedskalnin, inmigrante de Letonia, está localizado al norte de Homestead, en la intersección de South Dixie Highway y el Southwest 157th Ave, en Florida.

Son estructuras de piedra caliza formada de coral. Hoy es una atracción turística privada y está abierta al público, con todo su halo de misterio y una historia de amor, que a la luz de hoy hasta sea incierta o sólo sirva de gancho publicitario.

El misterioso Parque del Portón de Roca

castillo coral 17El nombre original del Castillo de Coral es Parque del Portón de Roca. Edward Leedskalnin comenzó a construirlo en 1920 y le tomó 20 años finalizar su proyecto de tallar 1.100 toneladas de piedra. Hasta el sol de hoy se desconoce cómo este hombre pudo construir tal obra que nos recuerda a las estructuras megalíticas de la antigüedad, dólmenes y menhires.

En el Castillo de Coral sobresale la obra solar, considerada un enigma fascinante para el mundo contemporáneo. Quedó registrado que Leedskalnin era un gran investigador de las fuerzas magnéticas y de las antiguas ciencias de los constructores de megalitos.

En su tiempo un esquivo Leedskalnin declaró que dominaba las leyes de gravedad y el equilibrio, e incluso aseveraba que los secretos de la construcción de las pirámides egipcias no le eran ajenos. Según dejó constancia en este portento que la ingeniería contemporánea no es capaz de explicar, se guarda una estrecha relación matemática, astronómica y arquitectónica con famosos dólmenes y pirámides levantadas hace milenios.

castillo coral 4La historia sobre un amor no correspondido está llena de encanto y misterio tal como la vida de Leedskalnin. Nacido en Stramereens Pogosta, una aldea a las afueras de Riga, la capital de Letonia, en 1887, era un hombre de débil consistencia que trabajó como contable y albañil. Desecho el compromiso con Agnes, quien lo abandona abruptamente el día antes de la boda, el joven se dedicó a viajar por Europa Occidental y Canadá. Y en ese tiempo se interesa por la astronomía y el Egipto antiguo.

Llegó a instalarse en el estado de Washington donde trabajó como leñador, pero contrajo tuberculosis y tuvo que partir en busca de un clima cálido. En 1918, a los 31 años, compró por 12 dólares un terreno de unos 47 metros cuadrados en la Florida. Instalado en su nuevo hogar, comenzó a tallar en secreto los primeros bloques de coral, que luego formarían su castillo en honor a su amor perdido (así reza la leyenda).

Leedskalnin trabajó siempre solo y de noche. Ni se le podía espiar porque se daba cuenta. Se dice que leía libros sobre magnetismo y fuerzas cósmicas. Cuando su colosal obra de piedra iba levantándose, los vecinos y turistas empezaron a llegar, así que inmediatamente les cobró una tarifa módica para que le visitaran. Si repetían la visita y eran de su agrado no les cobraba. Al parecer memorizaba los rostros de sus visitants.

Castillo coral 3Para 1936 esa locación le resultó muy poblada y se mudó a un terreno cerca de la zona de Homestead. En esa parcela, hoy reducida de 470 a unos 140 m, terminó el castillo en su forma actual. Utilizó un tractor de un vecino para tirar de un remolque sobre el que colocaba de noche las piezas, pero nadie lo vio jamás cargar o descargar el remolque.

Durante toda su vida fue un ermitaño. En diciembre de 1951, Leedskalnin puso en la puerta de su mansión un cartel anunciando que iba a un hospital de Miami. Tres días después moría de un problema renal. Su sobrino Harry Leedskalnin heredó el Parque del Portón de Roca y luego en 1953 lo vendió a una familia de Chicago, que le dio el nombre de Castillo de Coral y lo abrió al público.

Un enigma desconocido en La Florida

castillo coral 15La historia de amor entre Ed y Agnes opaca la verdadera acción del constructor y el porqué construyó esta estructura megalítica: los muros que rodean el patio del castillo están formados por bloques de coral cuyo peso promedio es dos veces superior al de los bloques empleados en la pirámide de Keops. El mayor de estos bloques pesa 29 toneladas. Los espacios entre los grandes bloques están llenos de pequeñas piedras del tamaño de un puño, colocadas con tal exactitud que la luz no se filtra.

Leedskalnin construyó en el muro norte un telescopio perfectamente orientado hacia la Estrella Polar, que utilizó para estudiar la trayectoria de la Tierra alrededor del Sol. La estructura contiene 150 toneladas de roca. Con los datos que obtuvo, el letón fabricó su reloj de sol, que sólo marca las horas de nueve a cuatro, ya que consideraba que ésas eran las horas que tenía el hombre para trabajar.

Castillo CoralHacia el muro oriental está la Media Luna de seis metros de altura y más de 23 toneladas de peso, que Leedskalnin movió desde el anterior emplazamiento en Florida City. Junto a la Media Luna se alzan el planeta Marte, donde según el constructor había vida, y Saturno, con sus anillos.

Luego está el Gran Obelisco, también en el muro oriental, hacia el sur, que mide casi ocho metros de altura y pesa más de 28 toneladas. El obelisco es más elevado que las rocas verticales de Stonehenge. Allí Leedskalnin grabó el año de su terminación 1940, el año en que lo movió 1939 y el año de su nacimiento, 1887.

Cerca de este obelisco talló en bloques de coral un dormitorio al aire libre, para su mujer y los hijos que supuestamente tendrían. Lo curioso es que Leedskalnin calculó con precisión infinita el centro de gravedad de una roca de nueve toneladas para fabricar un portón que un niño podría abrir y cerrar con facilidad. El hueco que cavó en el portón para pasar el eje, sin herramientas eléctricas, hoy sólo se podría hacer con un taladro de alta velocidad controlado por laser.

También hay un salón del trono, con rocas que pesan un total de 2300 kilos, como en cualquier castillo y el 21 de junio, el día del solsticio de verano, el sol sale directamente frente al trono.

Similar a las estructuras más antiguas

Coral CastleEl estudioso norteamericano de la ultraciencia, Ray N. Stoner (The Enigma of Coral Castle) encontró características matemáticas comunes entre el Castillo de Coral y tres monumentos de la antigüedad: la gran pirámide de Gizeh, en Egipto; el monumento megalítico de Stonehenge, en el sur de Inglaterra, y la pirámide de Teotihuacán, en México.

Cualquiera que visite el Castillo de Coral haya similitudes entre los dólmenes de Stonehenge, por ejemplo, y ciertas piezas fabricadas por Leedskalnin en su mansión. Stoner establece una constante de conversión de medidas internas y externas del castillo, 1,059, que es idéntica a la constante de conversión de la pirámide de Teotihuacán. Peter Tompkins, en su libro Misterios de las Pirámides Mexicanas dice que la constante 1,059 controla las frecuencias del sonido y las de la luz.

Coral Castle visitanteStoner consideró además el reloj de sol en el castillo, que marca el tiempo perpetuamente, la relación de dos a uno entre el peso promedio de los bloques del Castillo de Coral y el de los bloques de la gran pirámide, el telescopio enfocado hacia la Estrella Polar y las representaciones de la Luna, Marte y Saturno para concluir que el castillo de Leedskalnin tiene un significado astronómico y que se utilizó con ese fin.

Sin embargo, pocos visitantes del Castillo de Coral toman en serio lo que ven. Se les cuenta la conmovedora historia de un letón que llegó a los Estados Unidos con una frustración amorosa a cuestas y una escasa preparación y que construyó un hogar maravilloso para la mujer que amaba, por si esa mujer cambiaba de opinión y acudía a su lado. Así haya un dormitorio y una cuna, ¿Qué razones tendría Leedskalnin para construir un telescopio dirigido a la Estrella Polar o el reloj de sol y es más, las 25 sillas de roca que pesan una tonelada cada una y sin embargo se pueden mecer con un ligero esfuerzo?

El magnetismo de la vida

Castillo de Coral abrirLeedskalnin realizó experimentos sobre las fuerzas magnéticas y llegó a la conclusión de que la base de la vida está en los polos magnéticos que llamaba Norte y Sur y que se encontraban presentes en toda forma mineral, vegetal y animal. Creía que las fuerzas magnéticas internas del cuerpo humano movían los músculos.

A la luz de hallazgos modernos sobre Stonehenge, el saber que un hombre simple pudo erigir dólmenes, nos lleva a preguntarnos, ¿Quién fue en realidad Edward Leedskalnin? Nadie lo sabe. El Castillo de Coral está intacto, sin signos de erosion.

Evelyn Navas @EcnaproAsesoria @lanotalatina

Comentarios

comentarios

Categorías: Destinos

Autor

Evelyn Navas

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Su experiencia se centra en comunicaciones corporativas y manejo estratégico de redes sociales. Actualmente ejerce la dirección de su agencia Ecnapro Asesoría Comunicacional. Ha escrito para diversos medios de comunicación en Venezuela y en el exterior en áreas como gerencia, negocios, música, bienestar y arte. A través de perfiles le gusta indagar en la personalidad de aquel que transforma el mundo con sus acciones y sentimientos. La vida es apasionante y merece ser narrada. Le contactan en @EcnaproAsesoria.