José Pons Madera:“me convertí en académico de la mano del doctor Carlos Albizu”

José Pons Madera:“me convertí en académico de la mano del doctor Carlos Albizu”

Pons MaderaEl actual presidente de la Universidad Albizu fue discípulo de quien es considerado el padre de la psicología moderna en Puerto Rico y fundador de la casa de estudios que lleva su nombre.

 

Si alguien se siente agradecido con su maestro es el doctor José Pons Madera, quien se estrenó este año como presidente de la Universidad Albizu, la misma casa de estudios que le abrió las puertas de la mano de su fundador, el doctor Carlos Albizu, considerado el padre de la psicología moderna en Puerto Rico, cuando apenas se iniciaba como profesional. Él ocupa ahora la misma silla de su guía y mentor a quien le unió una gran amistad y de quien aprendió las herramientas clínicas y científicas que dieron vida a todo un modelo académico novedoso.

Pons Madera inició su carrera en psicología en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y obtuvo su bachillerato en Psicología en la Salem State University en Salem, Massachusetts, pero por motivos de salud familiar regresó a Puerto Rico en el año 1978 y solicitó una admisión transitoria en el Centro Caribeño de Estudios Posgraduados. La causalidad lo llevó a ser entrevistado por el mismo doctor Albizu.

“En ese encuentro se produjo un junte de mente y espíritu como decimos los puertorriqueños y a los cuatro meses era su asistente de docencia, daba clases y conferencias con él, siendo un estudiante doctoral. Presencié cuando creó el diseño del doctorado de psicología clínica para Albizu Miami en el año 1979. Aprendí, gracias a su mentoría, a diseñar programas. Fui su asistente hasta el año 1981, fueron cuatro años trabajando juntos. También me dio la oportunidad  de realizar en su universidad mi maestría y un doctorado en Psicología Clínica. En ese periodo el doctor Albizu tuvo su primer evento cardíaco que después lo llevó a la muerte. En ese momento impartía un curso para el doctorado en Psicología Industrial Organizacional que se llamaba “Salud Mental en el Mundo del Trabajo”; entonces en la mañana cuando lo visitaba en el hospital, él me preparaba y por la noche daba la clase, imagínate la responsabilidad. Afortunadamente, estaba aprendiendo de salud mental en el doctorado. Me convertí en académico de la mano de él”, recuerda.

El doctor Pons quiso volar con sus propias alas, por lo que continuó realizando estudios y trabajos que lo llevaron, 18 años más tarde, a fundar la Escuela de Ciencias Conductuales y Neurales de la Ponce Health Science University. Luego desarrolló doctorados en Psicología y Psicología Clínica con énfasis en investigación, los cuales creó por la influencia, modelaje y mentoría que tuvo del doctor Carlos Albizu. En el año 1991 completó adiestramiento post-doctoral en Neurociencias y Neuropatología Clínica en el Boston Neurobehavioral Institute en Brighton, Massachusetts, pero como la vida es un círculo, en enero de este año 2017, le ofrecieron ocupar la posición de su maestro y no dudó en aceptarlo. El doctor Pons toca el piano, de modo que también compartió con el doctor Carlos Albizu el gusto por la música.

Dr Pons–De su experiencia con el doctor Albizu, ¿cuál fue el aprendizaje más importante?

–En lo personal, aprendí que hay personas con las que te identificas porque sienten la misma pasión por la profesión, por la conducta humana, por el saber. Él era un apasionado por la psicología como lo soy yo. Cuando hablaba, llegaba, tenía una energía que conectaba. En lo profesional me enseñó a pensar científicamente. En la docencia aprendí los fundamentos de la ciencia de la conducta. Él endosaba el modelo de ver al ser humano desde una perspectiva bio-psico-psocial y su visión estaba adelantada para su época. Cuarenta años más tarde, American Psychological Association lo adopta al decir que los psicólogos somos proveedores de salud, tal como lo vaticinó el doctor en el año 1979. Me brindó las herramientas para saber hacia dónde se dirige el conocimiento y poder diseñar programas que respondan a las necesidades de la próxima década, y eso es lo que hago.

–¿Cuáles son las perspectivas de la universidad?

–Mi misión es revisar, actualizar y expandir el fundamento filosófico, pedagógico y financiero de la institución para poder proyectarla a nivel nacional e internacional. Eso implica identificar cuáles son los recursos y cómo viabilizarlos en los programas y sistemas de enseñanza de las sedes de San Juan, Mayagüez y Miami que respondan a las necesidades proyectadas de las próximas décadas. Como ejemplo clave está el desarrollo de las ciencias cerebrales, uno de los factores más impactantes de la ciencia y la genética. La universidad tiene fuerte trayectoria en investigaciones en múltiples áreas de la inteligencia: por ejemplo, la psicopatología (condiciones mentales) y el componente psicológico de la diabetes. Vamos a continuar las investigaciones, enfatizando en nuevos programas y expandiéndonos en términos de educación tecnológica. También esperamos completar la alianza con la universidad de Massachusetts y desarrollar clínicas de investigación. Esa era un sueño del doctor Carlos Albizu que concluiré. Él lo llamaba su “triángulo de las Bermudas científico” pues se refiere a la conexión de Massachusetts, Miami y Puerto Rico.

El doctor Pons estaba diseñado para ser psicólogo. Recuerda que en su infancia, mientras los otros niños mostraban interés por los objetos que se mueven, como por ejemplo un tren, a él le parecía lo más fascinante del mundo entender por qué la gente decía cosas o pensaba y cuando se enteró que era gracias al cerebro, la atracción hacia el tema aumentó. Por su parte, el gusto por compartir conocimiento lo heredó de sus padres, el farmacéutico Isidro Pons y la maestra Dora Madera. Esa misma pasión se la transmitió a sus cinco hijos, tres de los cuales heredaron su vocación por la psicología. Para el doctor Pons, el éxito significa alcanzar las metas y compartirlas con su esposa, hijos y la familia laboral, tal y como se lo enseñaron sus progenitores. Desea continuar haciendo lo que le gusta: enseñar, investigar, administrar, ocupando hoy orgullosamente la silla de su maestro Carlos Albizu y haciendo honor a su legado.

Comentarios

comentarios

Categorías: Poder Latino

Autor

Marybel Torres

Marybel Torres nació en la Isla de Margarita, Venezuela, lugar al que le profesa un infinito amor. Es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Ganó el premio Nacional de Periodismo, mención periodismo Institucional, por el trabajo literario desarrollado como editora de la revista Ínsula. Su experiencia laboral se centra en medios audiovisuales, corporativos e impresos. Es autora de dos libros: Historias de Carnaval y Altagracia Apuntes para su Historia. En los últimos siete años se dedicó a explorar el mundo de la Internet y la llevó en Miami a fundar su propia revista www.lanota-latina.com y a editar la página www.holaciudad.com, del grupo ZGS. Le apasiona su profesión, ayudar, aprender algo nuevo todo los días y hacer amigos. Disfruta realizar entrevistas de personalidad porque le permite conocer la vida de la personas y luego narrarlas como un cuento. Es una soñadora empedernida.